Conociendo Tu Distrito HISTORIA

Conociendo la Historia Santa Rosa

Fue en sus comienzos una zona de cultivo del distrito de Llapo. Las cosechas se realizaban en medio de mucha alegría y grandes festejos amenizados por la muy conocida y tradicional "Caja" o roncadora. Al compás de la música se realizaba la cosecha, al tiempo que los peones refrescaban la garganta con la sabrosa chicha de jora, y de rato en rato, con el popular "huashco", es decir, alcohol mezclado con agua, azúcar y limón. Se cuenta que en una de las tantas cosechas de trigo, el cajero había llevado una caja un poco mala por lo destemplada que sonaba durante toda la faena; pero nadie había manifestado su disconformidad, porque dicho sea de paso, en esa época los cajeros eran tan escasos que había que contratarlos con anticipación y de haber expresado algo contra él, es posible que se hubiese marchado, al instante. Terminada la cosecha, como consecuencia de la bebida, hombres y mujeres se encontraban embriagados. Uno de ellos le dijo al cajero: "Cholo, toca tu caja mala que quiero bailar con mi china". Esta expresión por supuesto causó mucha gracia a los asistentes, incluso al cajero mismo que estaba contagiado de la alegría y todos al unísono gritaron: "¡Sí...! ¡Sí...!... ¡Qué toque la caja mala!... ¡Qué toque la caja mala! Esta ocurrencia del barrochín se generalizó a tal extremo que los llapinos, tauquinos, ancosinos, o miraflorinos ya no decían vamos a la Chacra, si no vamos a Cajamala. Esta nueva denominación se hizo conocida en los demás Lospueblos de la Provincia de Pallasca, dejando entonces de llamarles "Chacrinos"; "Chupa-barro" y comenzaron a decirles CAJAMALINOS. Este pueblo cuando se separó del distrito de Llapo obtuvo por la Ley No 2616 del 10 de diciembre de 1917 el nombre de CAJAMALA. Más tarde por ley Nº 12-137 del 25 de octubre de 1954 se le cambió por el de SANTA ROSA, en honor a la Santa Limeña la que fue erigida como Patrona de este distrito. Su fiesta se celebra en el CERCADO el 30 de agosto con un singular programa y muestra de su rico folclor. Hay participación de los Priostes de la Bajada, el Alférez del Día, de los Capitanes quienes se encargarán del tradicional "Champarán", de la clásica "vuelta de vaca", con exhibición del “tablado”; del popular "cushull" a las cinco de la madrugada; también de la "Carrera de caballos", concluyendo con la subida de la imagen hasta su Altar Mayor desde el cual prodigará de bendiciones a los fieles, priostes, visitantes y pueblo Santarrosino en general. Su historia nos revela que en el Registro de Escrituras Públicas se inserta una Minuta en la que las autoridades y vecinos más antiguos de este distrito declaran que sus Bienes de Buenas Memorias son: Cajamala del Santísimo fundada para el culto del Altar del Santísimo; Cajamala de San José, para el culto de dicho Santo; Collocollo Alto, llamado Collocollo Alto de Santa Rosa, para el culto de dicha Santa; Collocollo Bajo, para el culto de la Purísima Concepción; Casa Blanca y Pañachique, para el Altar de las Animas y Cuytush, para el Altar de la Virgen del Rosario. Santa Rosa es un distrito agrícola, aunque gran número de sus pobladores se dedican a la cría de ganado vacuno, lanar y caballar. Por los años 50 se explotó intensamente el carbón de piedra en las minas de Cocaball y Agua Amargosa cuyas instalaciones se observan a la fecha destruida y abandonada. Con el tiempo Santa Rosa va camino a la modernidad. Posee una carretera con salida a la costa por dos vías que le permite comercializar antimonio, oro, maderas, cereales, semilla de alfalfa, ganado vacuno y caballar y sobre todo frutas de alta calidad como manzanas, paltas, mangos, melocotones, guayabas y uvas cosechados en los huertos de Ancos y Chuquiquillán, especialmente. Este distrito se ubica al S.O de la provincia de Pallasca, a una altitud de 2425 m. En su jurisdicción quedan comprendidos los pueblos de Santa Rosa, Miraflores y Ancos; los Anexos de Pillipampa, Chungay, Huashgo, el Porvenir y Chuquiquillán; los centros mineros de Cocaball y Agua Amargosa; también las ex-estaciones ferroviarias de Quiroz y La Garita del Km. 17. Dos hermosas narraciones embellecen su rico folclor: "La Piedra Llamaruma" y "La Pastora y el Cerro Llumishtay".